*Podrán participar aquellas personas mayores de 16 años que residan España (solo residentes en península y en Islas Baleares). Se podrá participar por cada compra realizada el 27 de julio a través de la App Sephora España y que se haya realizado desde España (excluidas compras realizadas desde Islas Canarias, Ceuta y Melilla). Los ganadores se seleccionarán de forma aleatoria. Los premios son (3) e-gift cards con valor de 50 € (cincuenta) para canjear en Sephora.es, App de Sephora España, tiendas físicas y corners de Sephora España durante un año desde la aceptación del premio. La comunicación de los ganadores se hará el 29 de julio. Nos pondremos en contacto con el ganador a través del envío de un correo electrónico. Para consultar las bases legales del sorteo, envíe un email a concursosephora@sephora.es.
Busca un producto, una marca ...

Beauty guide:
Cuidado solar.


La mayoría de las personas tienen una relación de amor y odio con el sol. Nos encanta la vitamina D, y más aún cuando nos da un toque bronceado a nuestra piel. Pero odiamos las quemaduras solares, las manchas y los signos prematuros del envejecimiento causados por la exposición al sol. ¿Los culpables? Los rayos UVA y UVB. Aunque nos traen luz y calor, también pueden dañar tu piel si no nos protegemos.

Y tenemos que hacerlo todo el tiempo, llueva o haga sol. ¡Los rayos UV están activos todos los días del año! Es por eso que vemos cada vez más índice SPF en cremas de día, sérums o incluso productos de maquillaje. ¡Es más fácil que nunca añadir protección solar a tu rutina de belleza diaria! Sigue leyendo para conocer nuestros consejos, trucos y productos para proteger tu piel en todas las estaciones.

Ver más Ver todos los productos >>

FAQ

FAQ

SPF son las siglas de Sun Protection Factor, y generalmente se comunica con números en el packaging de los productos de protección solar. El número representa cuánto tiempo puede estar expuesta tu piel a los rayos del sol antes de que te quemes. Pero el SPF solo afecta a los rayos UVB, que son los responsables de las quemaduras solares.

El número de SPF mide la capacidad de un protector solar para filtrar los rayos UVB. Cuanto mayor sea el número, más fuerte será la protección. El tiempo que puede estar expuesto a estos rayos depende de varios factores: el fototipo de su piel, la intensidad de los rayos UV ... Asegúrate de leer las instrucciones específicas de cada producto y siempre verifica la fecha de caducidad antes de usarlo.

Los rayos UVA y UVB son los dos tipos de luz solar. Los rayos UVA son más numerosos y penetran profundamente en la piel. Son responsables de provocar signos de envejecimiento prematuro, manchas oscuras y cáncer de piel. Los UVB solo constituyen el 25% de los rayos. Permanecen en la superficie de la piel y activan los melanocitos. Estas células producen melanina, el pigmento que da color a la piel y la broncea. Los rayos UVB también son los que causan quemaduras solares.

“Broad spectrum” significa que un protector solar puede filtrar tanto los rayos UVA como los UVB. Esto es esencial cuando se desea evitar los signos de envejecimiento prematuro, quemaduras solares y cualquier otro efecto negativo del sol, incluido el cáncer de piel.

Un filtro químico es un ingrediente del protector solar compuesto por moléculas orgánicas. Absorben los rayos ultravioleta en lugar de tu piel. Información interesante: los laboratorios se ven obligados a elegir de una lista de filtros autorizados por las autoridades sanitarias. Si tu piel es sensible o tiene reacciones alérgicas, los filtros minerales son generalmente una mejor opción.

Un filtro mineral (también llamado filtro físico o inorgánico) se compone de diferentes micropartículas de minerales (a menudo óxido de zinc o dióxido de titanio) que difractan la luz y reflejan los rayos ultravioleta. Actúan como una barrera sobre la piel. Son menos alergénicos y son efectivos tan pronto como se aplican. Respetuosos con el medio ambiente, a menudo se pueden encontrar filtros minerales en productos solares orgánicos (que normalmente no contienen parabenos ni conservantes).

TIPS

- Aplicar un protector solar o un tratamiento SPF todos los días, incluso cuando el sol parece poco presente.

- Aplica tu SPF diario por la mañana o antes de cualquier exposición prolongada al sol.

- En verano, vuelve a aplicar tu SPF al menos cada 2 horas y con más frecuencia si está sudando o después de ir a nadar.

- Comprueba la fecha de caducidad de tus productos SPF, así como el tiempo de almacenamiento después de abrir tu protector solar.

- Los rayos UVA pueden dañar tu piel incluso a través del vidrio. Así que no dudes en aplicarte protector solar, incluso si te quedas en el interior.

- Limpia tu rostro a fondo por la noche para eliminar cualquier residuo de protector solar que pueda obstruir los poros.

- Favorece las texturas como gel o spray si tienes la piel grasa. Opta por una textura como una loción o crema, si tienes la piel seca. Los aceites son buenos para todo tipo de pieles. Lo más importante es elegir un protector solar que te guste aplicar para hacerlo con frecuencia.

- Cuanto más claro sea su tono de piel, más alto debería ser tu FPS. ¡Pero la piel oscura también necesita protección! Si bien es cierto que la piel del fototipo VI tiene una protección más natural debido a una alta concentración de melanina, este tipo de piel no es inmune a las quemaduras solares. Además de eso, la exposición al sol puede causar manchas de la edad en la piel oscura que son oscuras o claras. Un producto con SPF 10-20 es una gran protección para los tonos de piel más oscuros.

- Comprender los fototipos de piel: el fototipo I incluye la piel muy clara, el fototipo II la piel clara, el fototipo III comprende los tonos de piel medio-claros, el fototipo IV la piel oscura, el fototipo V comprende la piel de color marrón oscuro y el fototipo VI incluye la piel negra.

- El protector solar hecho de filtros químicos debe aplicarse de 15 a 30 minutos antes de la exposición. Lo ideal es aplicarlo en casa, antes de salir o ir a la playa para el primer uso y volver a aplicar regularmente.