Maison Margiela plantea una visión experimental y sin precedentes en la moda. Durante más de veinte años, este colectivo anónimo ha estado cuestionando la ropa, destacando un espíritu vanguardista, un amor por los conocimientos técnicos y un lujo no ostentoso. Ha creado una contracultura de la moda para convertirse así en una marca privilegiada que hoy presenta su primer perfume.