Cheek-Hugging Bronzer Brush Brocha FENTY BEAUTY

Se adapta a tus curvas como nunca. La herramienta perfecta para extender el Sun Stalk’r Instant ... Leer más
  • bvseo_sdk, dw_cartridge, 17.1.0, p_sdk_3.2.0
  • CLOUD, getAggregateRating, 9ms
  • reviews, product
Escribe aquí tu pregunta
33,99 €
Descubre

Entrega a partir del 28 Enero Disponible Disponible en tienda Unidades disponibles

Envío gratis Península a partir de 30€ y Baleares suplemento de 4€. Devoluciones sin límite de tiempo. 

469347
  • tab description Descripción

    Se adapta a tus curvas como nunca. La herramienta perfecta para extender el Sun Stalk’r Instant Warmth Bronzer en todo el rostro, la Brocha Cheek-Hugging Bronzer nº 190 "abraza" todas tus curvas: mejillas, sienes y línea de la mandíbula. Ahora, darle vida a tu look es más fácil y más rápido que nunca, con una calidez y una dimensión instantáneas.

    Hermana mayor y más gruesa de la brocha Cheek-Hugging Highlight 120, la más vendida de Fenty Beauty, esta brocha bronceadora ultra lujosa presenta cerdas sintéticas súper suaves y un corte asimétrico inesperado, inspirado en un diente de tiburón. ¿El resultado? La cantidad justa de polvos sobre la piel en cada aplicación, para un baño de color bañado por el sol sin esfuerzo y en cualquier época del año.

  • tab tips Consejos de utilización
    Pasar por encima del bronceador, retirar el exceso con unos golpecitos y espolvorear en las mejillas, las sienes y cualquier zona donde el sol toque naturalmente tu rostro.
  • Opiniones

    OPINIONES DE NUESTRA COMUNIDAD

    • bvseo_sdk, dw_cartridge, 17.1.0, p_sdk_3.2.0
    • CLOUD, getReviews, 7ms
    • reviews, product
    • bvseo_sdk, dw_cartridge, 17.1.0, p_sdk_3.2.0
    • CLOUD, getContent, 8ms
    • questions, product

Con Fenty Beauty, Rihanna ha creado una línea de maquillaje «dirigida a todas las mujeres del mundo». Fenty Beauty se especiliza en una amplia gama de tonos de piel considerados como difíciles de maquillar, identificando tonalidades universales. ¿Su visión?: “No hay que maquillarse nunca por obligación, ni dar la impresión de llevar un uniforme. Debemos disfrutar de nuestra libertad, ser capaces de arriesgarnos y probar algo nuevo o diferente”.